La pericia médica es clave para realizar un informe médico que pueda ser utilizado por un juez para dar veracidad o no a un hecho concreto. Los informes periciales se están convirtiendo en una herramienta clave en la resolución de algunos conflictos. Miguel Viveros, abogado y vicepresidente 1º de la Asociación Chilena de Derecho de la Salud (AChDS), con la que PROMEDE organiza una sesión el próximo 26 de noviembre, nos habla hoy sobre los objetivos del seminario, la pericia médica y algunos aspectos de interés sobre la prueba pericial en la justicia chilena. En la sesión también participarán el profesor Mauricio Duce, profesor titular de la Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales y director del Programa de Reformas Procesales y Litigación de la misma casa de estudios; Carlos Represas, director de innovación de Promede y Manuel Moya, director de docencia de Promede.

¿Cuáles son los objetivos del primer seminario de pericia médica que se celebra el próximo 26 de noviembre?

Los objetivos están conectados con la necesidad de avanzar en una mayor profesionalización de los dictámenes periciales en el ámbito de la negligencia médica. En general, los médicos pueden emitir opiniones técnicas fundadas sobre cualquier caso propio de su especialidad. Sin embargo, no saben cómo hacerlo en el contexto de un conflicto judicial y ni mucho menos están preparados para comparecer ante un tribunal. La mayoría de los facultativos desconocen las secciones y requisitos que transforman una opinión profesional en un buen informe pericial o cómo se traduce en una declaración como testigo experto, prefiriendo no asumir esta clase de encargos. Este seminario ofrece una primera aproximación a estas temáticas en clave forense, buscando incentivar el interés de los médicos por la actividad pericial.

La pericia médica es un instrumento técnico al servicio de la justicia en un caso determinado y que el juez necesita para formar su criterio. ¿Por qué es importante contar con expertos en este campo?

Los jueces necesitan el dictamen de expertos para resolver controversias que incluyen puntos de hecho para cuya apreciación se necesitan conocimientos especiales. El caso de los juicios por responsabilidad médica es buen ejemplo de esa necesidad. Los jueces no pueden (ni les corresponde, a mi juicio) fijar el contenido de la lex artis ad hoc, en circunstancias que constituyen punto central en cualquier controversia sobre malas prácticas.

¿Qué ventajas ofrecen los informes periciales en la valoración de daños?

Los informes periciales en el ámbito de la responsabilidad sanitaria se pronuncian habitualmente sobre si el profesional ajustó o no su conducta profesional al deber de cuidado y en especial a la lex artis ad hoc. No obstante, también pueden referirse a factores que impactan en la producción y valoración del daño. Así, supuesto en un caso concreto que se ha comprobado que existe responsabilidad profesional, es necesario determinar luego el quantum de la indemnización y para esto debe considerarse que no siempre la totalidad del daño es imputable o atribuible al demandado. Ese es el caso, por ejemplo, del daño asociado directamente al estado previo y patología de base del paciente y ajeno al ulterior acto o procedimiento médico. Un informe pericial sobre estos puntos contribuye a objetivar la problemática y su solución.

¿Podría darnos algunas pinceladas sobre la prueba pericial en la justicia chilena?

La prueba pericial en la justicia chilena se materializa de manera muy distinta según se trate de una controversia penal o civil.

En sede penal los peritos suelen emitir sus informes escritos en la etapa de investigación a cargo del Ministerio Público (Fiscalía) que -aclaro de paso- es un organismo independiente al Poder Judicial que se encarga de esa etapa inicial del procedimiento criminal. Esos informes pueden emitirse por encargo y cuenta de los intervinientes (la víctima, el querellante, la defensa) o bien, emitirse por encargo de la propia Fiscalía, pero no tienen valor probatorio porque la verdadera prueba se aporta en juicio. Con todo, durante la investigación y desde el rol de cada interviniente, estos informes revisten gran importancia porque afirman, o descartan en su caso, en una etapa temprana del procedimiento, si existe o no mérito para que el asunto se resuelva en un juicio oral. Así, por ejemplo, si existen uno o más informes periciales que durante la investigación descartan que haya existido negligencia médica, el fiscal decidirá no perseverar en el asunto y no lo llevará a juicio. Si, en cambio, la fiscalía decide llevar el caso a juicio, los peritos de la acusación y la defensa comparecen y declaran como testigos expertos; lo hacen a tenor de sus previos informes escritos, siendo interrogados y contrainterrogados por las partes y los jueces, quienes le asignan mayor o menor valor probatorio a esas declaraciones prestadas en su presencia.

Miguel Viveros Vergara

Miguel Viveros, Vicepresidente 1º de la AChDS

En sede civil, Chile mantiene un procedimiento básicamente escrito. Los peritos son designados generalmente por el tribunal a petición de las partes, en audiencia programada al efecto; en esta se fijan, además, los puntos de prueba a los que deben referirse los peritos. Los peritos cumplen su función emitiendo informes escritos que se incorporan al expediente (hoy virtual), pero no comparecen a prestar declaración. Todo esto tiene algunos matices, pero grosso modo esa es la situación vigente en Chile.
En cualquier caso, debo señalar que en el medio chileno existe un déficit en materia de informes periciales. No existen muchos profesionales solventes dedicados a esta importante labor y el organismo público al que suele recurrir el Ministerio Público -me refiero al Servicio Médico Legal- no cuenta con la dotación de profesionales especializados requerida para un pronunciamiento oportuno en el cada vez más creciente número de casos en los que se pone en tela de juicio la conducta de los profesionales de la salud. Naturalmente, esto también ha influido en el interés de la AChDS para programar este Seminario en colaboración con Promede, una compañía de reconocido prestigio y gran experiencia en esta materia.
Aquí  les dejamos por si quieren asistir:

MÁS NOTICIAS

El trasplante que no llegó

Publicado el 11 de febrero de 2020 en diario La Tercera. Autor: Belén Cabrera González / Vilma Vidal (46) requería de un trasplante de médula ósea. La cirugía está en el Ges, pero no para personas de su edad. La justicia respaldó su caso, pero la espera fue larga y la...

Espoz 3150, oficina 404. Vitacura, Santiago.
Chile

+56 2 2835 0000

contacto@acds.cl

Share This